TARAMUNDI, OS NAVALLEIROS

Igual que Solingen, Taramundi no es una marca en sí misma, es una población, está situada en Oscos-Eo, en Asturias y muy cerquita de Galicia. En este municipio montañoso, lleno de yacimientos ricos en hierro y agua en abundancia, sus habitantes tenían las materias primas adecuadas para instalar en él pequeñas forjas donde crear sus famosas navajas y sus bonitos cuchillos.

Las navajas de Taramundi se alejan totalmente de la forma típica de la navaja Española. De hoja larga, estrecha, realizada en acero carbono que le confiere un corte increíble, aunque actualmente se hacen también en acero inoxidable, con puntas rectas o vueltas, estas últimas perfectas para comer.

Su mango es de madera tradicionalmente, por supuesto hoy día se hacen de hueso, asta de toro etc. La madera preferida es la de Boj, pero como usted ya esperará, también se fabrican en madera de Olivo, Palisandro, Tejo, Encina…

Puede encontrar mangos preciosamente decorados: pintadas con dibujos florales: flores, trigo. Geométricos: con rombos. Pirograbadas. Talladas: con formas celtas como el trisquel…

Formas redondeadas en cuerpo y acabadas en su culata en recto, redondeado, sesgado.

En Taramundi fabrican más cosas, no solo navajas maravillosas, hacen las muy valoradas tijeras Pulpeiras, sobretodo en su vecina Galicia y cuchillos de cocina en mango de madera o mpi con un corte perfecto, de Mesa, Jamoneros, cuchillos utilitarios de cocina.

Se fabrican hoy prácticamente por pequeños artesanos que han heredado su oficio y que sus hijos lo heredarán a su vez, el interés de las instituciones de Asturias para que no se pierda, ha ayudado mucho, un ejemplo a seguir, abriendo museos, antiguas fraguas, molinos de agua, donde antes hacían moldear el hierro para navajas, cuchillos, herramientas de labranza, ollas, sartenes.

También se han preocupado de ocupar a los jóvenes de la comarca sin empleo en el aprendizaje de este oficio, que si no recibe ayuda contra la venta y producción en masa de piezas de otros lugares, está claramente en peligro.